El arma secreta del cura acusado de agresión sexual es una sustancia química llamada alegría: sus efectos