Una dependienta de una joyería de Melilla confirma que Kiko y Fran han comprado las alianzas