Oliver y Christopher no tienen la cita inolvidable que imaginaban: “Eres muy normal”