El restaurante de la localidad madrileña de Usera servía a los comensales palomas y tortugas