Las diferencias entre las tres visitas del Rey emérito a España